Descubren agujeros negros casi tan antiguos como el universo

Uno de los agujeros negros recientemente descubiertos, en la galaxia Centaurus A.

Están en galaxias situadas a por lo menos 13.000 millones de años luz de distancia, miden entre una y diez millones de veces más que el sol y la evidencia sugiere que son casi tan viejos como el mismo tiempo.

Son los agujeros negros más antiguos jamás descubiertos: ya estaban ahí cuando el universo de 13.700 millones de años tenía “apenas” entre 850 y 900 millones.

“Hasta ahora, no teníamos idea del papel de los agujeros negros en estas primeras galaxias, o si existían”, explicó el argentino Ezequiel Treister, autor principal del estudio publicado esta semana la revista Nature en donde se detalla el descubrimiento.

“Ahora sabemos que están allí, y que están creciendo frenéticamente”, dijo el astrónomo de la Universidad de Hawaii, quien trabajó junto a un equipo de la Universidad de Yale y con algunos de los telescopios más poderosos del mundo.

Creciendo juntos

Los agujeros negros están en el centro de las galaxias.

Especialmente importantes para el descubrimiento fueron las fotografías captadas por el Observatorio de rayos X Chandra, que se enfocó en unas 250 galaxias detectadas gracias al telescopio espacial Hubble.

Al colocar las imágenes obtenidas por Chandra una encima de otra en una técnica conocida como “apilamiento” los astrónomos pudieron magnificar las débiles señales que emiten los agujeros negros mientras devoran el polvo estelar y el gas que se encuentra a su alrededor.

Esto les permitió confirmar su presencia en el centro de las galaxias.

Y al medir la velocidad promedio de crecimiento de los agujeros negros, confirmaron que ambos están creciendo simultáneamente, algo los astrónomos habían notado localmente, pero no en los rincones más lejanos del universo.

“Estos hallazgos nos dicen que hay una relación simbiótica entre galaxias y agujeros negros que ha existido desde el inicio de los tiempos”, dijo Kevin Schawinski, uno de los astrónomos de la Universidad de Yale que participó en el estudio.

Y Priyamvada Natarajan, también de la Universidad de Yale, le dijo a la BBC que los descubrimientos podían ayudar a comprender mejor algunas de las preguntas sobre el origen del universo que todavía no se han podido responder.

“Ahora sabemos que gigantescos agujeros negros existían tan sólo 800 o 900 años después del Big Bang lo que se puede explicar de dos maneras: o bien eran inmensos desde el comienzo o crecieron muy rápidamente”, explicó.

“Y cualquiera de estos escenarios nos dice más sobre el origen del universo de lo que sabíamos hasta hoy, lo que es muy emocionante”.

Fuente

Acerca de A. Arrieta

Físico egresado de la Universidad de Córdoba con sede en la Ciudad de Montería. Magister en Física de la Universidad Nacional de Colombia con sede en la ciudad de Medellín. Docente del Instituto Tecnológico Metropolitano (ITM) y docente adscrito a la Secretaría de Educación de Medellín. "Amarrar el conocimiento no te hace más sabio, en cambio compartirlo te hace más útil a la sociedad, trascender y no morir para siempre"
Esta entrada fue publicada en Noticias de Física. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s