Nuevos nanomateriales dirigen la corriente en múltiples dimensiones

Científicos de la Universidad Northwestern, en Estados Unidos, han desarrollado un nuevo nanomaterial que puede “dirigir” la corriente eléctrica, lo que podría ayudar a crear un ordenador capaz de volver a configurar su cableado interno, convirtiéndose en un dispositivo totalmente diferente según la necesidad. El estudio ha sido publicado el 16 de octubre por la revista ‘Nature Nanotechnology’, y también se publicará como tema de portada en la edición impresa del próximo mes de noviembre.

Dado que los dispositivos electrónicos son cada vez más pequeños, los materiales con que se construyen los circuitos comienzan a perder sus propiedades y ser controlados por los fenómenos de la mecánica cuántica. Al llegar a esta barrera física, muchos científicos han comenzado la construcción de circuitos en múltiples dimensiones.

El equipo de Northwestern ha utilizado un enfoque fundamentalmente diferente, han creado materiales electrónicos reconfigurables: materiales que pueden reorganizarse para satisfacer diferentes necesidades de cómputo en diferentes momentos.

“Nuestra tecnología permite dirigir el flujo de corriente a través de una pieza de material continuo”, explica Bartosz A. Grzybowski, director de la investigación, “como si se tratara de un río, las corrientes de electrones puede ser dirigidas en múltiples direcciones a través de un bloque de material. Incluso múltiples flujos pueden fluir en direcciones opuestas al mismo tiempo”.

El nuevo material combina silicio y electrónica a base de polímeros para crear una nueva clasificación de materiales: nanopartículas basadas en la electrónica.

“Además de actuar como puente tridimensional entre las tecnologías existentes, el carácter reversible de este nuevo material podría permitir a un ordenador reorientarse y adaptar sus propios circuitos”, afirma el doctor David A. Walker, coautor del estudio.

El material híbrido se compone de partículas conductoras eléctricas, cada una de cinco nanómetros de ancho, recubiertas con una sustancia química especial con carga positiva. Las partículas están rodeadas de átomos con carga negativa que equilibran las cargas positivas fijas en las partículas. Mediante la aplicación de una carga eléctrica a través del material, los átomos negativos pequeños se pueden mover y reconfigurar de nuevo, pero las partículas de mayor tamaño no son capaces de moverse. Al mover este mar de átomos negativos, las regiones de baja y alta conductividad pueden ser moduladas y, como resultado, los electrones fluyen a través del material.

Fuente

Acerca de A. Arrieta

Físico egresado de la Universidad de Córdoba con sede en la Ciudad de Montería. Magister en Física de la Universidad Nacional de Colombia con sede en la ciudad de Medellín. Docente del Instituto Tecnológico Metropolitano (ITM) y docente adscrito a la Secretaría de Educación de Medellín. "Amarrar el conocimiento no te hace más sabio, en cambio compartirlo te hace más útil a la sociedad, trascender y no morir para siempre"
Esta entrada fue publicada en Noticias de Física. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s