Planetas reducidos a polvo cerca de agujeros negros supermasivos

Científicos de la Universidad de Leicester proponen una teoría para las misteriosas nubes de polvo en forma de rosquilla.

Unas gruesas capas de polvo en forma de rosquilla que oscurecen aproximadamente la mitad de los agujeros negros supermasivos, podrían ser el resultado de impactos a alta velocidad entre planetas y asteroides, de acuerdo con una nueva teoría procedente de un equipo internacional de astrónomos. Los científicos, dirigidos por el Dr. Sergei Nayakshin de la Universidad de Leicester, publican sus resultados en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Los agujeros negros supermasivos residen en las partes centrales de la mayoría de galaxias. Las observaciones indican que, aproximadamente el 50% de los mismos, están ocultos a la vista por misteriosas nubes de polvo, cuyo origen no se comprende por completo. La nueva teoría está inspirada en nuestro Sistema Solar, donde se sabe que el conocido como polvo zodiacal se origina a partir de colisiones entre cuerpos sólidos, tales como asteroides y cometas. Los científicos proponen que las regiones centrales de las galaxias contienen no sólo agujeros negros, sino estrellas y también planetas y asteroides.

Las colisiones entre estos objetos rocosos tendrían lugar a velocidades colosales, de hasta 1000 km por segundo, demoliendo y fragmentando continuamente los objetos, hasta que, finalmente, terminan como polvo microscópico. El Dr. Nayakshin señala que este entorno hostil – con radiación y frecuentes colisiones – esterilizaría los planetas que orbitan los agujeros negros supermasivos incluso antes de ser destruidos. “Una lástima para la vida de estos planetas”, dice, “pero, por otra parte, el polvo creado de esta forma, bloquea gran parte de la dañina radiación e impide que alcance al resto de la galaxia madre. Esto, a su vez, podría facilitar que la vida prosperase en el resto de la región central de la galaxia”.

También cree que, comprender el origen del polvo cerca de los agujeros negros, es importante en nuestro modelos sobre cómo exactamente estos monstruos crecen y afectan a sus galaxias madre. “Sospechamos que el agujero negro supermasivo de nuestra propia galaxia, la Vía Láctea, expulsó la mayor parte del gas que, de otra forma, se habría convertido en más estrellas y planetas”, continúa. “Comprender el origen del polvo en las regiones interiores de las galaxias nos llevaría un paso más cerca de resolver el misterio de los agujeros negros supermasivos”.

Fuente

Acerca de A. Arrieta

Físico egresado de la Universidad de Córdoba con sede en la Ciudad de Montería. Magister en Física de la Universidad Nacional de Colombia con sede en la ciudad de Medellín. Docente del Instituto Tecnológico Metropolitano (ITM) y docente adscrito a la Secretaría de Educación de Medellín. "Amarrar el conocimiento no te hace más sabio, en cambio compartirlo te hace más útil a la sociedad, trascender y no morir para siempre"
Esta entrada fue publicada en Otras Ciencias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s