Aclaran el enigma de las personas sin huellas dactilares; descubierta la causa de la adermatoglifia

La adermatoglifia impide la existencia de huellas digitales. (Foto: TAU)

No es el argumento de una historia de ciencia-ficción, sino una anomalía real conocida como adermatoglifia. Los individuos afectados se enfrentan a dificultades en todos aquellos trámites que se basan en las huellas dactilares.

Recientemente, el equipo de Eli Sprecher de la Facultad de Medicina de la Universidad de Tel Aviv y el Centro Médico Sourasky en Tel Aviv, Israel, ha identificado la mutación genética responsable de esta inusual anomalía.

La adermatoglifia acaparó titulares de prensa cuando una mujer suiza que se disponía a entrar en Estados Unidos, lo que requería que se le tomasen las huellas dactilares siguiendo un procedimiento de rutina, tuvo que informar a las autoridades que era imposible que se lograse hacer esa operación con ella.
Lo inusual de esta anomalía queda bien reflejado en el número conocido de personas que la poseen: En todo el mundo, sólo se sabe de cuatro familias que sufran esta enfermedad.

Además de causar la ausencia de huellas dactilares, la adermatoglifia provoca asimismo una reducción en la cantidad de glándulas sudoríparas. Tener huellas dactilares anómalas también puede ser una señal de alerta sobre trastornos más graves.

Para determinar la causa de esta rara anomalía, el equipo de Sprecher hizo un análisis genético de la familia suiza, nueve de cuyos miembros carecen de huellas dactilares. Los investigadores compararon los genes de quienes padecen la adermatoglifia con los genes de quienes no la padecen, a fin de identificar la ubicación de la alteración genética. Y han descubierto que una versión específica para la piel del gen SMARCAD1 contribuye al desarrollo de huellas dactilares. Comprobando el gen en los sujetos de estudio, han constatado que el grupo de quienes padecen adermatoglifia tiene menores niveles de esta versión del gen.
Aunque la adermatoglifia es llamativa y puede causar problemas en trámites que requieren la identificación de la persona por sus huellas dactilares, no es, de por sí, peligrosa para la salud. A pesar de la cuestión secundaria de que la mano no produce sudor, los afectados no padecen, en principio, otros efectos adversos.
Esta investigación se ha llevado a cabo en colaboración con Janna Nousbeck del Centro Médico Sourasky en Tel Aviv, y Peter Itin del Hospital Universitario de Basilea, Suiza.

Fuente

Acerca de A. Arrieta

Físico egresado de la Universidad de Córdoba con sede en la Ciudad de Montería. Magister en Física de la Universidad Nacional de Colombia con sede en la ciudad de Medellín. Docente del Instituto Tecnológico Metropolitano (ITM) y docente adscrito a la Secretaría de Educación de Medellín. "Amarrar el conocimiento no te hace más sabio, en cambio compartirlo te hace más útil a la sociedad, trascender y no morir para siempre"
Esta entrada fue publicada en Otras Ciencias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s