Explican por qué muchas estrellas dejan de estar agrupadas en parejas

Cúmulo estelar NGC 265. (Foto: E. Olszewski (University of Arizona)

 Recientemente, un equipo de astrónomos de la Universidad de Bonn, en Alemania, y el Instituto Max Planck para la Radioastronomía (también en Bonn) cree haber encontrado la explicación más convincente para este enigma.

Por lo general, las estrellas no se forman aisladamente, sino en grupos dentro de nubes de gas y polvo (nebulosas). Estas “salas de parto” estelares producen muy a menudo sistemas binarios. Dicho de otro modo, prácticamente todas las estrellas recién nacidas tienen una compañera.

Pero ¿por qué, entonces, sólo la mitad de todas las estrellas observables en el cielo son binarias, en vez de casi todas?

Por regla general, las estrellas no permanecen en el mismo lugar donde se crearon, sino que tienden a dispersarse. Ahora bien, los lazos gravitacionales que unen a las parejas o a los tríos no pueden romperse tan fácilmente como para que las estrellas que los integran se separen del mismo modo en que lo hacen de sus vecinas.

La explicación de por qué se rompen tantos sistemas binarios hay que buscarla en lo que sucede justo después de su formación, a juzgar por las conclusiones a las que ha llegado el equipo de Michael Marks.

Son las interacciones gravitacionales que se producen con las estrellas vecinas en el “crisol” estelar lo que perturba el equilibrio orbital de los sistemas binarios, provocando que cada estrella inicie un trazado orbital independiente en torno al centro de la galaxia.
El fenómeno no es muy distinto en concepto a la situación que se produce cuando una pareja de bailarines se ve separada de repente después de chocar con otra pareja en una concurrida sala de baile. Y es muy común; son numerosos los casos de sistemas binarios que no mucho después de su formación se rompen, dejando a dos estrellas independientes.
El resultado es que, antes incluso de que las estrellas, en solitario o por parejas o tríos, se dispersen por la galaxia, ya ha disminuido de manera notable la población de sistemas binarios o triples.
Las “guarderías” estelares pueden ser muy diferentes unas de otras. Y el grado de aglomeración que experimentan sus estrellas también varía mucho, aunque existe un cierto efecto de compensación que evita la proliferación excesiva de sistemas binarios estables. Cuantas más binarias se formen en el mismo espacio, mayor será la interacción entre ellas, y más sistemas binarios se dividirán en estrellas independientes.

Fuente

Acerca de A. Arrieta

Físico egresado de la Universidad de Córdoba con sede en la Ciudad de Montería. Magister en Física de la Universidad Nacional de Colombia con sede en la ciudad de Medellín. Docente del Instituto Tecnológico Metropolitano (ITM) y docente adscrito a la Secretaría de Educación de Medellín. "Amarrar el conocimiento no te hace más sabio, en cambio compartirlo te hace más útil a la sociedad, trascender y no morir para siempre"
Esta entrada fue publicada en Otras Ciencias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s