Una burbuja celestial intriga a los astrónomos

Foto:NASA

Una nueva imagen obtenida a partir del trabajo de varios telescopios ha revelado un «adorno» cósmico inusual. Se trata de un joven púlsar en los restos de una supernova situada en la Pequeña Nube de Magallanes, a 200.000 años luz de distancia. Esta sería la primera vez que un púlsar, una estrella de neutrones ultradensa que gira sobre sí misma a una velocidad endiablada emitiendo una radiación periódica, aparece en el remanente de una supernova en esa pequeña galaxia satélite de la Vía Láctea. Pero este púlsar es extraño por otro motivo. Si sus congéneres pueden girar hasta cientos de veces por segundo, el nuevo púlsar es muy perezoso: solo da la vuelta una vez cada 18 minutos.

En esta imagen compuesta, del observatorio de rayos X Chandra de la NASA y del XMM-Newton de la Agencia Espacial Europea (ESA) han sido coloreados en azul, mientras que los datos ópticos del Observatorio Inter-Americano de Cerro Tololo en Chile se han pintado de rojo y verde. El púlsar, conocido como SXP 1062, es el foco blanco brillante localizado en el lado derecho de la imagen (sobre estas líneas), en medio de una emisión azul difusa dentro de una cáscara roja.

Los difusos rayos X y la cáscara óptica son ambos evidencia del remanente de una supernova alrededor del púlsar. Los datos ópticos también muestran espectaculares formaciones de gas y polvo en una zona de formación de estrellas en el lado izquierdo de la imagen. Una comparación de la imagen de Chandra con las ópticas muestran que el púlsar tiene un compañero caliente y masivo.

Capacidad de freno

Los astrónomos están interesados en SXP 1062 porque las imágenes de los telescopios demuestran que está rotando inusualmente despacio, una vez cada 18 minutos. Es realmente lento si se compara con otras estrellas similares, que giran varias veces por segundo, lo que incluye a la mayoría de los púlsares recién nacidos. Este ritmo de rotación convierte al objeto en uno de los púlsares más lentos de la Pequeña Nube de Magallanes.

Dos equipos diferentes de científicos han estimado que la supernova alrededor de SXP 1062 tiene entre 10.000 y 40.000 años. Esto significa que el púlsar es muy joven, desde una perspectiva astronómica. Se formó, posiblemente, en la misma explosión que produjo el remanente de supernova. Por lo tanto, asumiendo que nació con un rápido giro, es un misterio por qué el púlsar ha sido capaz de frenar tanto y tan rápidamente.

 Fuente

Acerca de A. Arrieta

Físico egresado de la Universidad de Córdoba con sede en la Ciudad de Montería. Magister en Física de la Universidad Nacional de Colombia con sede en la ciudad de Medellín. Docente del Instituto Tecnológico Metropolitano (ITM) y docente adscrito a la Secretaría de Educación de Medellín. "Amarrar el conocimiento no te hace más sabio, en cambio compartirlo te hace más útil a la sociedad, trascender y no morir para siempre"
Esta entrada fue publicada en Otras Ciencias. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Una burbuja celestial intriga a los astrónomos

  1. Pingback: Enlaces yuriesféricos del 23/12/2011 | La Yuriesfera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s