Trozos de Vesta chocaron con la Tierra tras un gran impacto

Foto: NASA

Un equipo de investigadores, dirigido por el Instituto de Ciencia Lunar de la NASA, ha descubierto evidencias de que el cráter de impacto Rheasilvia, en el asteroide Vesta, fue creado en una colisión que se produjo hace sólo mil millones de años, más recientemente de lo que se pensaba.

Este resultado se basa en el análisis de imágenes de alta resolución, obtenidas con la sonda Dawn, que entró en órbita alrededor de Vesta en julio de 2011. Además de crear el cráter, se cree que el impacto expulsó un gran número de fragmentos al espacio, algunos de los cuales, más tarde, se escaparían del cinturón principal, chocando con la Tierra. Estos hallazgos han sido publicados en la revista ‘Science’.

Se cree que Vesta, el segundo mayor cuerpo del cinturón principal de asteroides, se formó, aproximadamente, hace  4.600 millones de años. Según los modelos, su evolución inicial se produjo en un entorno donde las colisiones con otros asteroides eran mucho más frecuentes que en la actualidad. Se pensaba que una colisión de este tipo, cuando se creó Vesta, produjo un enjambre de fragmentos, que ahora llamamos familia de asteroides.

Varios grandes cráteres de Vesta fueron inferidos, por primera vez, por el Telescopio Espacial Hubble. Sin embargo, un estudio fotográfico, de la nave espacial Dawn, reveló una historia dominada por la colisión, así como una fuerte dicotomía norte-sur en el registro de cráteres del asteroide. Los cráteres del norte de Vesta pertenecen a su historia temprana; pero el hemisferio sur se restableció por dos grandes colisiones, en tiempos más recientes.

Dawn reveló detalles de alta resolución de estos cráteres, permitiendo a los científicos estimar sus edades, sobre la base del número de los pequeños cráteres superpuestos. Rheasilvia, la más joven de estas estructuras de impacto, tiene unos 505 kilómetros de ancho -el número de cráteres más pequeños, que se encuentran en Rheasilvia, funcionan como un reloj para calcular su edad de formación, según las estimaciones, hace alrededor de mil millones de años.

“Una era de alrededor de mil millones de años, hace que Rheasilvia sea inesperadamente joven. Este resultado tiene importantes implicaciones para nuestra comprensión de la evolución de Vesta, su familia de asteroides, y el cinturón interior de asteroides en general”, concluye el miembro del equipo, Simone Marchi, autor principal del estudio.

Fuente

Acerca de A. Arrieta

Físico egresado de la Universidad de Córdoba con sede en la Ciudad de Montería. Magister en Física de la Universidad Nacional de Colombia con sede en la ciudad de Medellín. Docente del Instituto Tecnológico Metropolitano (ITM) y docente adscrito a la Secretaría de Educación de Medellín. "Amarrar el conocimiento no te hace más sabio, en cambio compartirlo te hace más útil a la sociedad, trascender y no morir para siempre"
Esta entrada fue publicada en Otras Ciencias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s