Un cúmulo de estrellas recién nacidas, visto desde Canarias

El Gran Telescopio de Canarias (GTC) ha permitido la observación con gran detalle de estrellas enanas marrones que pertenecen al cúmulo Sigma Orionis. Se trata de estrellas recién nacidas. Algunas tienen solo unos tres millones de años. La fotografía obtenida se ha logrado gracias a las imágenes tomadas durante diferentes noches en marzo de este año.

Este trabajo se ha conseguido a través del programa Consolider-GTC, que consiste en aprovechar las noches en las que las condiciones no son óptimas para otros programas de observación y así obtener espectros de gran calidad de fuentes variables sin clasificación conocida que fueran relativamente brillantes para un telescopio de 10 metros.

Según han explicado los investigadores, algunos de los espectros obtenidos durante una de las noches de observación fueron captados mientras el resto de telescopios de La Palma no estaban operativos. Así, con este trabajo se han logrado desvelar datos detallados de siete objetos, como su clasificación espectral o la intensidad de las líneas de litio en absorción, y de hidrógeno y calcio en emisión.

Mientras que el tipo espectral es un indicador de temperatura y masa, las líneas espectrales mencionadas son marcadores de juventud extrema y de creación, que es la caída violenta de material sobre la superficie de la estrella desde un disco que la rodea.

Todas las estrellas y enanas marrones cumplían un requisito: que fueran objetos variables conocidos en el óptico o en rayos X. Algunos de los objetos caracterizados han resultado ser muy interesantes, como laenana marrón ‘Mayrit 1196092’, que posee características que hasta hace poco se creían exclusivas de cierto tipo de estrellas jóvenes y activas llamadas ‘T Tauri’, indica el trabajo.

El estudio forma parte de dos proyectos: uno es el estudio espectroscópico con el aparato OSIRIS del GTC, de fuentes variables poco conocidas, y el otro es el proyecto Mayrit, cuyo objetivo es catalogar en detalle todos los cuerpos pertenecientes al cúmulo Sigma Orionis, que es un auténtico laboratorio de formación estelar. Pese a los numerosos trabajos llevados a cabo con anterioridad, muchos de ellos realizados por astrónomos españoles, aún hay docenas de estrellas de baja masa y enanas marrones en Sigma Orionis sin una caracterización espectroscópica detallada. Algunas de ellas pueden incluso estar acretando material o tener discos aún no detectados, discos en los que quizá se estén formando planetas.

Fuente

Acerca de A. Arrieta

Físico egresado de la Universidad de Córdoba con sede en la Ciudad de Montería. Magister en Física de la Universidad Nacional de Colombia con sede en la ciudad de Medellín. Docente del Instituto Tecnológico Metropolitano (ITM) y docente adscrito a la Secretaría de Educación de Medellín. "Amarrar el conocimiento no te hace más sabio, en cambio compartirlo te hace más útil a la sociedad, trascender y no morir para siempre"
Esta entrada fue publicada en Otras Ciencias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s