Todo a punto para el primer vuelo del avión espacial europeo

Fotografía facilitada por la Agencia Espacial Europea (ESA) que lanza hoy su nuevo prototipo de nave espacial, el Vehículo Experimental Intermedio (IXV, siglas en inglés), desde el Centro Espacial Europeo de Kourou, en la Guayana francesa.

Si todo marcha según lo previsto, a las dos de la tarde, hora española, el nuevo vehículo espacial europeo IXV (Vehículo Experimental Intermedio) despegará de la base espacial de Kourou, en la Guayana francesa, a lomos de un cohete lanzador Vega, para llevar a cabo su primer vuelo experimental.

Será una misión corta, de apenas 100 minutos de duración, destinada a poner a prueba todos los sistemas de este prototipo, construido por la Agencia Espacial Europea (ESA) para que el Viejo Continente se sitúe a la altura de Estados Unidos y Rusia y pueda disponer de su propio avión espacial reutilizable. El IXV se separará del lanzador a una altura de 320 km. sobre la superficie terrestre y seguirá subiendo hasta los 450 km. para descender después planeando y por sus propios medios hasta el Pacífico, hinchar unos globos que le permitan mantenerse a flote y ser finalmente recuperado por un buque que lo estará esperando.

El orgullo espacial de Europa

El IXV no es un avión de gran tamaño. Sus dimensiones son 5 metros de largo por 2,2 metros de ancho y 1,5 metros de alto, pero es el primer gran paso del proyecto europeo Pride (Orgullo), cuyo objetivo es construir un lanzador mayor, del estilo de los antiguos transbordadores norteamericanos pero con tecnologías completamente nuevas. La versión mayor del nuevo avión espacial, según la ESA, podría estar listo dentro de tres o cuatro años.

El momento más complicado de toda la misión será el descenso y la reentrada en la atmósfera, donde el vehículo deberá resistir una temperatura exterior de casi 2.000 grados y penetrar con el ángulo exacto para evitar quemarse. Durante esta delicada fase, que durará 20 minutos y comenzará a una altura de 120 km., el IXV volará a 7,5 km. por segundo y dependerá por completo de los paneles de fibra de carbono de su panza, que deberán protegerle del infierno exterior.

Se trata de la primera vez que Europa ensaya con esta clase de vehículos espaciales reutilizables, básicos para misiones de suministro a la Estación Espacial Internacional, evacuación de astronautas, mantenimiento y reparación de satélites o, incluso, para llevar a cabo tareas de «basurero espacial» y retirar de la órbita terrestre fragmentos de chatarra potencialmente peligrosos.

La nave, cuyo coste es de 150 millones de euros, ha sido construida en su mayor parte por la empresa italiana Thales Alenia Space, con la colaboración de casi cuarenta compañías europeas, varias de ellas españolas.

Fuente

Acerca de A. Arrieta

Físico egresado de la Universidad de Córdoba con sede en la Ciudad de Montería. Magister en Física de la Universidad Nacional de Colombia con sede en la ciudad de Medellín. Docente del Instituto Tecnológico Metropolitano (ITM) y docente adscrito a la Secretaría de Educación de Medellín. "Amarrar el conocimiento no te hace más sabio, en cambio compartirlo te hace más útil a la sociedad, trascender y no morir para siempre"
Esta entrada fue publicada en Noticias Generales. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s