Biólogos españoles descubren una nueva especie de gusano marino en la Antártida

SERGI TABOADA: La nueva especie de gusano marino es frecuente en fondos oceánicos ricos en materia orgánica.

Entre las aguas del océano Antártico, un equipo de biólogos españoles han descubierto una nueva de especie de gusano marino entre los restos óseos de una ballena en descomposición.

El esqueleto de la ballena, un rorcual de aleta blanca, fue hallado en aguas pocas profundas del Puerto Foster, en la Isla Decepción, cerca de la base antártica española Gabriel de Castilla, y también en sedimentos marinos. Sus descubridores son científicos del departamento de Biología Animal y del Instituto de Investigación de la Biodiversidad de la Universidad de Barcelona (IRBio).

Los biólogos del IRbio Sergio Taboada, Maria Bas y Conxita Ávila, han firmado el hallazgo en una publicación de la revista Polar Biology. La profesora Conxita Ávila, jefa del proyecto multidisciplinar Diversidad y estructuras de comunidades bentónicas antárticas, DISTANTCOM, ha explicado que «la península antártica y las islas Shetland del Sur son una de las regiones mejor estudiadas de la Antártida. Sin embargo, el número de especies descritas hasta ahora en la isla Decepción es muy bajo».

A su vez, el investigador y primer autor del artículo, Sergi Taboada, ha señalado que «hay pocos estudios sobre las comunidades de invertebrados marinos asociadas a huesos de ballena en la Antártida, que son hábitats ricos en materia orgánica, y nuestro grupo es pionero en la Antártida en esta clase de estudios que se están desarrollando en otras áreas del planeta».

Gusano comehuesos

Parougia diapason es el nombre de la nueva especie que forma parte de un grupo de gusanos marinos (anélidos poliquetos) que son frecuentes en fondos marinos ricos en materia orgánica, tanto de origen natural como antropogénico, en diferentes latitudes oceánicas.

Según Taboada, esta especie «sería un ejemplo claro de organismo oportunista, es decir, un ser vivo que aprovecha unas condiciones favorables muy particulares, un exceso de materia orgánica, para proliferar y alcanzar densidades poblacionales muy elevadas».

Los investigadores de la IRBio han llevado a cabo análisis morfológicos y filogenéticos, con marcadores genéticos nucleares y mitocondriales, para determinar la nueva especie biológica y, según los resultados, todo apunta a que se trata de la especie más antigua del género Parougia. Según los biólogos, la nueva especie tiene algunos rasgos morfológicos -falta de algunos apéndices como el cirrus dorsal y diferencias en la forma del aparato masticador- que la diferencian claramente de especies relacionadas evolutivamente.

«Antes, este tipo de información no estaba disponible, pero en los últimos años cada vez es más frecuente encontrar descripciones de especies en que se incluye un árbol filogenético de parentesco. Además,esta información queda recogida en una base de datos pública que cualquier investigador puede consultar de manera gratuita», ha añadido el biólogo.

Este mismo grupo de expertos de la UB y la IRBio es autor de otros descubrimientos significativos de invertebrados marinos en la Antártida, como los dos primeros gusanos come huesos del género Osedax, o el nemertino Antarctonemertes riesgoae, con una insólita conducta reproductiva .

«Habría que seguir estudiando las nuevas especies descubiertas y hacer todo lo posible para protegerlas. El continente antártico contiene hábitats muy particulares y difíciles de estudiar, y se han de extremar todas las medidas para evitar la contaminación de origen humano o el impacto del turismo, por ejemplo», ha pedido Conxita Ávila.

Según la bióloga, «aún queda mucho por explorar, descubrir y, aún más importante, para proteger a la Antártida».

Fuente

Acerca de A. Arrieta

Físico egresado de la Universidad de Córdoba con sede en la Ciudad de Montería. Magister en Física de la Universidad Nacional de Colombia con sede en la ciudad de Medellín. Docente del Instituto Tecnológico Metropolitano (ITM) y docente adscrito a la Secretaría de Educación de Medellín. "Amarrar el conocimiento no te hace más sabio, en cambio compartirlo te hace más útil a la sociedad, trascender y no morir para siempre"
Esta entrada fue publicada en Otras Ciencias y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s