Construyen un prototipo de neurona artificial

MARK MILLER: Creen que en el futuro podría tener aplicación en el tratamiento de enfermedades neurológicas.

Cada neurona es como un pequeño ordenador que recibe información y la procesa en un instante. Se cree que en un cerebro humano adulto puede haber del orden de cien mil millones de estas computadoras microscópicas, y que cada una de ellas puede llegar a estar conectada con miles o decenas de miles de neuronas. Todas esas tuberías de información, cuyas combinaciones posibles alcanzan verdaderamente cifras astronómicas, funcionan en un lenguaje de impulsos eléctricos que se pueden convertir en señales químicas, cuando estas células abren sus compuertas y liberan al exterior unas sustancias que actúan como mensajeros y que se llaman neurotransmisores. Y también puede pasar al contrario, de modo que las señales químicas favorezcan la generación de impulsos eléctricos.

Ahora, un grupo de investigadores del Centro de Nanociencia Médica de Suecia y el Instituto Karolinska, también en Suecia, han construido la primera neurona artificial capaz de imitar el funcionamiento de las células del sistema nervioso, ya que es capaz de transformar señales químicas en impulsos eléctricos, y encima comunicarse con otras células humanas.

«Nuestra neurona artificial está hecha de polímeros conductores y funciona como una célula humana», ha explicado Agneta Richter-Dahlfors, profesora de microbiología celular en el SMNC y directora del estudio, que será publicado en la revista «Biosensors and Bioelectronics» en septiembre. «El componente sensorial de la neurona artificial es capaz de percibir cambios químicas en un pequeño plato y luego traducirlos a señales eléctricas. Entonces, esta señal activa la liberación de un neurotransmisor (llamado acetil-colina) en un segundo plato, que puede llegar a tener efecto sobre células humanas».

Enfermedades neurológicas

Por el momento, esas neuronas artificiales tiene el tamaño de un dedo y son totalmente sintéticas, pero los investigadores confían en poder reducir su tamaño y poder implantarlas en humanos. Más adelante, se plantean que sería posible reparar células dañadas y desarrollar tratamientos para desórdenes neurológicos, puentear daños en la médula espinal o afrontar la enfermedad de Párkinson.

Hasta ahora, los científicos habían podido estimular células nerviosas usando impulsos eléctricos, pero ahora han podido además incorporar las señales químicas. Además, en teoría, podrían activarlas de forma remota, lo que, en opinión de los científicos, «trae nuevas y excitantes oportunidades para las investigaciones futuras en el tratamiento de enfermedades neurológicas».

Fuente

Acerca de A. Arrieta

Físico egresado de la Universidad de Córdoba con sede en la Ciudad de Montería. Magister en Física de la Universidad Nacional de Colombia con sede en la ciudad de Medellín. Docente del Instituto Tecnológico Metropolitano (ITM) y docente adscrito a la Secretaría de Educación de Medellín. "Amarrar el conocimiento no te hace más sabio, en cambio compartirlo te hace más útil a la sociedad, trascender y no morir para siempre"
Esta entrada fue publicada en Otras Ciencias y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s