Neurona artificial mimetiza función de las células humanas

Los científicos del Instituto Karolinska han logrado construir una neurona completamente funcional utilizando bioelectrónica orgánica. Esta neurona artificial no contiene ninguna pieza viva, pero es capaz de imitar la función de una célula nerviosa humana y comunicarse en la misma forma que hacen nuestras propias neuronas.

Las neuronas están aisladas unas de otras y se comunican con la ayuda de señales químicas, comúnmente llamadas neurotransmisores o sustancias de señal. Dentro de una neurona, estas señales químicas se convierten en un potencial de acción eléctrica, que viaja a lo largo del axón de la neurona hasta que alcanza el final. Aquí, en la sinapsis, la señal eléctrica convierte la liberación de señales químicas, y a través de la difusión puede retransmitir la señal a la siguiente célula nerviosa.

Hasta la fecha, la técnica principal para la estimulación neuronal en células humanas se basa en la estimulación eléctrica. Sin embargo, los científicos del Centro Médico Sueco Nanociencia (SMNC) en el Departamento de Neurociencias del Instituto Karolinska, en colaboración con colegas de la Universidad de Linköping, han creado un dispositivo bioelectrónico orgánico que es capaz de recibir señales químicas, que posteriormente pueden retransmitir a las células humanas.

“Nuestra neurona artificial está hecha de polímeros conductores y funciona como una neurona humana”, dice el investigador principal, Agneta Richter-Dahlfors, profesor de microbiología celular.

La nueva técnica hace que sea posible estimular las neuronas en base a señales químicas específicas recibidas de diferentes partes del cuerpo. En el futuro, esto puede ayudar a los médicos a pasar por alto las células nerviosas dañadas y restaurar la función neuronal.

“A continuación, nos gustaría miniaturizar este dispositivo para permitir la implantación en el cuerpo humano”, dice Agneta Richer-Dahlfors.”Prevemos que en el futuro, añadiendo el concepto de comunicación inalámbrica, el biosensor puede ser colocado en una parte del cuerpo, y la liberación del gatillo de neurotransmisores en lugares distantes.

Fuente

Acerca de A. Arrieta

Físico egresado de la Universidad de Córdoba con sede en la Ciudad de Montería. Magister en Física de la Universidad Nacional de Colombia con sede en la ciudad de Medellín. Docente del Instituto Tecnológico Metropolitano (ITM) y docente adscrito a la Secretaría de Educación de Medellín. "Amarrar el conocimiento no te hace más sabio, en cambio compartirlo te hace más útil a la sociedad, trascender y no morir para siempre"
Esta entrada fue publicada en Otras Ciencias y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s