Encuentran posibles señales de una civilización extraterrestre

Entre las constelaciones de Cygnus (el Cisne) y Lira, los astrofísicos han encontrado una extraña estrella. Se llama KIC 8462852, y tiene la peculiaridad de que parpadea de una forma impredecible, lo que podría sugerir que delante de ella hay algún tipo de estructura de naturaleza peculiar que tapa la luz. Lo desconcertante es, según los científicos que la han estudiado, que esta estructura es a la vez grande, poco densa y reciente, en términos de tiempo estelar, por lo que hay incluso quienes consideran una opción escalofriante: que esta mole fuera producto de una tecnología alienígena.

«Nunca hemos visto nada como esta estrella. Es muy raro. Al principio pensamos que se trataba de un error en los datos o de un movimiento de la nave que tomó las fotografías, pero todo eso ha sido comprobado», dijo Tabetha Boyajian para «The Atlantic». Es investigadora en la universidad de Yale y ha participado, junto a otros muchos astrónomos, en el estudio que presentó el hallazgo de esta extraña nube oscura enfrente de KIC 8462852. El trabajo fue publicado el 14 de septiembre en «Monthly Notices of the Royal Astronomical Society».

El sorprendente hallazgo se produjo gracias al escrutinio del telescopio espacial Kepler, que se encontraba desde 2009 analizando la luz de más de 150.000 estrellas. Una de sus tareas era averiguar si los parpadeos de las estrellas eran periódicos, con el objetivo de buscar exoplanetas pasando por delante de las estrellas a lo largo del recorrido de su órbita.

La ingente cantidad de datos que se recogió fue analizada con algoritmos y procesada por un equipo de «cazadores de planetas», en el cual astrónomos aficionados y profesionales de todo el mundo examinan la luz procedente de las estrellas.

Señales

En 2009, se descubrió que la luz de KIC 8462852 parpadeaba dos veces. Pero en 2011 se apagó de forma más prolongada y en 2013 comenzó a tener parpadeos muy rápidos. Desconcertados por este patrón, los científicos pensaron que solo podía tratarse de un gran cuerpo orbital, de forma irregular, que podría corresponder a un disco protoplanetario (una nube de gas que permite la formación de planetas). Pero en seguida se descartó esta opción, porque estos discos aparecen en estrellas jóvenes y KIC 8462852 no lo es.

Sea lo que sea, Boyajian y los otros consideran que esa estructura que absorbe la luz es dispersa y que debe haberse formado recientemente, porque si no habría sido devorada por la estrella o habría sido compactada. Pero lo cierto es que parece tener el aspecto de un extenso goteo de pintura.

Así, en el artículo que publicó para explicar los orígenes de este «salpicón», se baraja que puede tratarse de una acumulación de asteroides destruidos, restos de planetas que chocaron o un cinturón de cometas robado a otra estrella que en algún momento pasó por las cercanías. Sea lo que sea, solo ocurre en esa estrella en todo el Universo, al menos que se sepa.

SETI entra en acción

Jason Wright, un astrónomo de la Universidad del Estado de Penn, ofreció una alternativa a ese patrón de luz. Según dice, lo descubierto es compatible con la presencia de una «súper-estructura» de origen alienígena. Tal como postula el programa de búsqueda de inteligencia extraterrestre SETI, las supuestas civilizaciones alienígenas podrían detectarse gracias a la presencia de artefactos descomunales orbitando las estrellas.

«Aunque los alienígenas sean la última hipótesis que debas considerar, esto parece tener el aspecto de algo que construiría una civilización», declaró Wright en «The Atlantic».

Podría tratarse de una especie de sistema colector de energía estelear de una civilización extraterrestre o podría ser solo una mancha de polvo en la historia de la astrofísica. Pero lo cierto es que los científicos de la Universidad de Berkeley ya están trabajando con Wright y Boyajian para echar un vistazo con el gran telescopio VLA, en enero de 2016.

Quizás desde algún planeta cercano a KIC 8462852, alguien vea que el Sol parpadea cada 365 días cuando el planeta Tierra orbita en torno a él.

Acerca de A. Arrieta

Físico egresado de la Universidad de Córdoba con sede en la Ciudad de Montería. Magister en Física de la Universidad Nacional de Colombia con sede en la ciudad de Medellín. Docente del Instituto Tecnológico Metropolitano (ITM) y docente adscrito a la Secretaría de Educación de Medellín. "Amarrar el conocimiento no te hace más sabio, en cambio compartirlo te hace más útil a la sociedad, trascender y no morir para siempre"
Esta entrada fue publicada en Noticias Generales y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s