Las aves que pueden volar sin parar durante meses

weimerskirch3hr-k0u-620x349abc

Una joven fragata – Henri Weimerskirch

Las fragatas son unas aves increíbles. Puedenpermanecer en el aire durante meses seguidos, en vuelos en los que hacen cientos de kilómetros diarios. ¿Cómo se las arreglan para no sucumbir ante tamaño esfuerzo? Tienen sus trucos. La revista Science publica esta semana cómo estas aves son capaces de aprovechar las condiciones atmosféricas para gastar el mínimo de energía.

Pese a ser un ave marina, la fragata común (Fregata minor) no dispone de plumas repelentes al agua, por lo que con frecuencia debe recorrer largas distancias durante largos períodos para encontrar alimento. Pero el modo en el que la fragata consigue realizar vuelos tan largos sin descanso ha sido hasta ahora una incógnita. Un equipo dirigido por Henri Weimerskirch, investigador del Centro Nacional para la Investigación Científica (CNRS) en Villiers en Bois (Francia), equipó a decenas de fragatas con transmisores alimentados con energía solar o con dispositivos para medir el ritmo cardíaco, la frecuencia del batido de las alas, la aceleración, la altitud y las coordenadas GPS.

Los datos demuestran que estas aves cubren distancias considerables, viajando un promedio de 410 kilómetros diarios. Y los ejemplares jóvenes emprenden viajes incluso más largos que los de los adultos, y de forma independiente, lo que sugiere que sus patrones de vuelo responden a un comportamiento codificado genéticamente. La mayoría de las aves se mantenían a la altitud que requiriese el mínimo batido de alas, tendiendo a volar entre los 30 y los 2.000 metros. Solo descienden a cotas de 0 a 30 m cuando buscan alimento, lo que implica un mayor gasto energético.

Los científicos descubrieron que durante el vuelo estas aves aprovechan los movimientos circulares de las corrientes de aire ascendentes, que se originan bajo las nubes de cúmulo, para elevarse a mayores alturas. Montadas en estas corrientes de aire, las fragatas son capaces de ascender hasta 1.600 metros sin batir las alas, llegando a alcanzar tasas de ascenso de 4 a 5 metros por segundo. Tras alcanzar mayor altitud, las aves pueden descender planeando durante largas distancias, volando con vientos laterales para alcanzar velocidades máximas, antes de subirse a la siguiente corriente de aire ascendente. Una técnica impecable.

Fuente

Acerca de A. Arrieta

Físico egresado de la Universidad de Córdoba con sede en la Ciudad de Montería. Magister en Física de la Universidad Nacional de Colombia con sede en la ciudad de Medellín. Docente del Instituto Tecnológico Metropolitano (ITM) y docente adscrito a la Secretaría de Educación de Medellín. "Amarrar el conocimiento no te hace más sabio, en cambio compartirlo te hace más útil a la sociedad, trascender y no morir para siempre"
Esta entrada fue publicada en Noticias Generales y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s