UN ROBOT QUE TREPA COMO LAGARTIJA

Los ingenieros crearon un robot escalador que puede deslizarse por superficies verticales, lo que abre nuevas posibilidades para el monitoreo de construcciones y el espionaje.

Un grupo de la Universidad Simon Fraser, en Columbia Británica, Canadá, construyó un robot sobre orugas que es capaz de trepar por superficies verticales y techos. Lo que inspiró a los especialistas fueron las patas de los reptiles conocidos comogeckos o lagartijas.

Este es el primer experimento exitoso que utiliza una imitación tecnológica de la naturaleza. Anteriormente, los ingenieros trataron de “enseñar” a los robots a subir por las paredes utilizando imanes, ventosas o ganchos, pero estos dispositivos no fueron muy efectivos.

Para que el mecanismo pueda trepar por las paredes, los ingenieros utilizaron el material sintético que simula las almohadillas adhesivas en las extremidades de los reptiles, que  tienen pelillos microscópicos que se pegan a las superficies gracias a las fuerzas descubiertas por el físico neerlandés Johannes Van der Waals, en 1873.

Los investigadores intentaron simular los pelillos o fibras construyendo retoños microscópicos con polímeros especiales en forma de setas de 10 micrómetros de alto y 17 de ancho.

Las fuerzas de Van der Waals que atraen al “somberete” de tales “setas” a las moléculas de las superficies por las que sube el robot son muy débiles, pero en conjunto bastan para que la oruga del robot se adhiera con seguridad.

Cuanto más pelillos, mejor se pega la oruga, lo que abre futuras posibilidades para el mejoramiento del material y la creación de robots aún más “adhesivos”. El nuevo robot todavía no es capaz de trepar por superficies muy lisas como por ejemplo el vidrio, pero posiblemente se pueda resolver este problema aumentando la densidad de las setas sintéticas.

El robot que parece un pequeño tanque se llama BCP-II (Timeless Belt Climbing Platform), pesa sólo 240 gramos y se desplaza a una velocidad de 3,4 centímetros por segundo. Además de subir a las paredes, el mecanismo puede adaptarse a las esquinas y rincones. El robot incluso muestra ciertos dispositivos “inteligentes”: está equipado con sensores que le permiten navegar, reconocer obstáculos y elegir un rumbo óptimo.

La batería  del robot dura para atravesar cietras distancias sin la necesidad de recargarla, pero sus creadores piensan hacer el aparato autónomo. Así podría ser utilizado para inspeccionar construcciones poco accesibles o peligrosas, como por ejemplo tuberías o centrales nucleares, así como para el rescate de personas atrapadas o incluso para el espionaje.

Fuente

Acerca de A. Arrieta

Físico egresado de la Universidad de Córdoba con sede en la Ciudad de Montería. Magister en Física de la Universidad Nacional de Colombia con sede en la ciudad de Medellín. Docente del Instituto Tecnológico Metropolitano (ITM) y docente adscrito a la Secretaría de Educación de Medellín. "Amarrar el conocimiento no te hace más sabio, en cambio compartirlo te hace más útil a la sociedad, trascender y no morir para siempre"
Esta entrada fue publicada en Otras Ciencias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s